Resumen ''Triplete''



La temporada del triplete, de este equipo invicto, con pleno de victorias excepto dos empates y todos los títulos ganados no comenzó como acaba de terminar.

Comenzamos por la pretemporada, la llegada al banquillo de Cristian Rivero y Jesús Suárez no comenzó del todo bien como se esperaba, partidos de pretemporada en donde el equipo le costaba jugar, perdiendo casi todos los encuentros y sobre todo con poca confianza en sí mismos. Fué seguramente el peor momento de lo que iba a ser una temporada exitosa para el club, posiblemente debido a la confianza y costumbre que tenían los jugadores en Jonathan y Aristides, algunos estuvieron varios años con ellos y al cambiar de entrenadores lo notaron y mucho.

Como todo es paciencia, nuestro club no cambió nada de lo planteado al comienzo, sabiendo que tarde o temprado todas las piezas se conjuntarían para poder llegar a esto.

Empezamos la primera vuelta con un ritmo muy bueno, total de victorias menos un empate, consiguiendo con mucha diferencia cerrar los encuentros en los primeros minutos de partido. La segunda vuelta pasaría practicamente lo mismo, aunque nos costaría superar a equipos como Cruce de Arinaga, Arsenal VSB y Colegio Arenas A. Llegaron las bajas como todos los años, esta vez la fractura de Aaron portero habitual bajo los palos y que relevó Luismi de una manera sublime.

Casi por inercia llegaban los resultados, nuestro juego y nuestro esfuerzo, dedicación y actitud en cada entrenamiento o partido nos hizo llegar a ser unos tricampeones con mucho mérito, eso sí, respetando al rival. La clave digamos que estuvo en estar siempre muy unidos en el vestuario, desde los que mas minutos tenían hasta los que menos minutos disputaron pero que cada vez que saltaban a la cancha demostraban que estaban a la altura de sus compañeros. Nunca hubo nadie mejor que otro y siempre se ayudaron entre todos para conseguir sus propios objetivos, porque del club en cuanto a títulos nunca ha sido una obligación.

Ahora con todo terminado, queremos felicitar a los jugadores pero sobre todo a los entrenadores por su actitud, sus formas, su disponibilidad y por tratar a todos los jugadores con el cariño que siempre merecen. ¡Feliz verano!